Crecer y evolucionar mejor un camponato

La Liga ACB necesita nuevos alicientes que animen a los potenciales seguidores de este deporte a acudir a las canchas, haciendo que la importancia del mismo recupere su mejor versión y sea lo que fue hace unos cuantos años, en los que no había fin de semana en el que no estuviéramos pegados a las pantallas de la televisión viendo partidos, en los que se sufría viendo a Real Madrid, Barcelona, a Joventut de Badalona, el Elosúa de León y otros tantos equipos, algunos de los cuales han desaparecido o están en diferentes categorías.

Nuestra liga ha tenido que evolucionar de una manera rápida para no quedarse atrás y que, en ciertos momentos, ha estado metida en alguna que otra crisis. Sin embargo, ha remontado y está en una posición en la que no solamente los equipos españoles ganan títulos, sino que son muchos los jugadores que desean venir aa nuestra liga para jugar y también como escaparate para dar el salto a la NBA.

Esta, la NBA, también ha sido una referencia para nuestro baloncesto y muchos de los actuales jugadores de los equipos españoles han entendido que para jugar al baloncesto, sea en España o en Estados Unidos, hay que darlo todo y por ello hay una mayor preparación, una mayor mentalidad de ganadores, visión de equipo y, al mismo tiempo, la necesidad de explotar la capacidad de cada uno desde el punto de vista individual.

Pero el baloncesto también es espectáculo y es por ello que la liga ACB se ocupa y se preocupa cada año de vender mejor el producto, de hacerlo más atractivo a la televisión, la radio, la prensa escrita y también a través de Internet. Se va modificando el reglamento para adaptarlo y no quedar obsoleto.

Y como espectáculo, también es importante vender la imagen del mismo desde otro punto de vista. Y lo hemos podido comprobar en La Copa del rey. Muchas sorpresas por la potencia inusual de algunos de los equipos, que han logrado victorias sobre otros que partían como favoritos. También porque empresas, bancos, etcétera han apostado fuerte por este título, animadoras al más puro estilo americano que ha llenado diversión y han amenizado los tiempos muertos para el deleite de los aficionados.

Al final, un deporte que no se conoce, que no llega a los potenciales seguidores, que no se muestra en todo su potencial, que no capta todo lo positivo de la inversión económica, manteniendo la esencia del propio deporte, es un deporte que va a la desaparición. El baloncesto es todo lo contrario, está en alza y cada temporada que pasa va a mejor y hacerse cada vez más competitivo, intentando tratar de tú a tú a una liga que, aunque está al otro lado del océano, tampoco está tan lejana.

Posted in ACB

Ganar la Copa del Rey es más que un título

Que el Real Madrid gane la Copa del Rey un año más no tiene por qué sorprendernos. Tiene una gran plantilla, cuenta con un gran presupuesto, un entrenador más que brillante y una afición que se entrega en cada partido para que su equipo, cada año, se siga superando un poco más y siga ganando títulos y agrandar así más la leyenda del club.

Sin embargo, si sólo pensamos que detrás de todo ello hay un organigrama perfectamente estructurado para que el equipo gane, estamos completamente equivocados. Lo más importante para qué esto haya sido posible ha sido el grupo que conforma el equipo técnico y los jugadores.

Por un lado el equipo ha creído en un entrenador y colaboradores que ha apostado por un tipo de juego determinado, ha estudiado y creado diferentes jugadas para diferentes momentos y enfrentamientos con cada equipo, se ha ocupado de que cada jugador saque el máximo potencial de sí mismo y lo haga de una manera individual y colectiva para la consecución de, victoria tras victoria, un nuevo título a día de hoy.

Pero los jugadores son la clave en todo esto. Han ganado un título, la Copa del Rey, porque han creído en ellos mismos, porque creen en su entrenador, por qué entrenan cada día, se esfuerzan en cada entrenamiento, porque juegan en cada partido buscando su mayor potencial, extrayendo el mejor juego a nivel personal y colectivo para ayudar en la consecución de una victoria tras otra.

No es fácil ganar tanto en tan poco tiempo, no es fácil mantener un equilibrio a nivel deportivo y mental jornada tras jornada, partido tras partido, si el jugador no está bien, si el grupo no está compacto, unido y si no hay un entendimiento entre los jugadores y el equipo técnico. Si no hay una relación de confianza mutua, de entrega, es imposible ganar, es imposible llegar a lo más alto.

Hablamos del Real Madrid, pero podríamos hablar de cualquier otro tipo. Al final se trata de lo mismo. Un grupo de jugadores y un entrenador, junto con sus colaboradores, equipo médico, etcétera, se unen en un solo objetivo: mejorar, avanzar, progresar y, poco a poco, ir superándose cada día ganando un partido tras otro y, si se pierde, aprender de los errores y utilizarlos para seguir mejorando y avanzando.

¿Cualquier tiempo pasado fue mejor? Depende

No sé por qué, pero tengo la sensación de que, hoy día, el baloncesto actual tiene muchísimo mayor espectáculo, muchísimo mayor presupuesto en los equipos, muchísima más expansión nacional e internacional, mejores métodos de entrenamiento, más profesionalidad, si cabe, en los jugadores, mayor implicación de los medios de comunicación, etc.

Y sin embargo, siento que falta algo muy importante. Y ese algo es el conocer a los jugadores. Hoy día hablamos del baloncesto no solamente como un gran deporte, sino también como un gran negocio. Pero hablamos mucho menos de los jugadores y de cómo hasta hace poco, los aficionados podían decir casi sin pestañear el nombre de los que componían su equipo y de otros.

Cuando escucho a los comentaristas de la radio, la televisión, en la prensa, siempre hablan de los mismos nombres, conocidos por todos, no solamente de los equipos españoles, también de la NBA. Sin embargo, fuera de esos 4 o 5 nombres me hago la misma pregunta, ¿sería capaz de decir más nombres de otros Dream Teamjugadores de equipos menos conocidos o que no estén en los primeros puestos? Seguramente no.
Por eso echo de menos cuando hace ya bastante tiempo decías nombres como Antonio Díaz Miguel y la gente se emocionaba porque se había conseguido la medalla de plata frente al todopoderoso “Dream Team”, comandados por jugadores tan “poco conocidos” como Michael Jordan, Pat Ewing, etc., comandados por una tal Booby Knigth. Aquello era lo más de lo más.

Sin embargo, a nosotros no nos importaba porque teníamos en nuestras filas a Corbalán, Solozábal, Llorente, Epi y sus lanzamientos exteriores, el gran Fernando Romay y MartínMartín, Romay, Iturriaga, Juan Domingo de la Cruz y otros. Y nos acordábamos de sus nombres, y de sus caras y de cómo jugaban en sus equipos. Ahora todo eso ya no es lo mismo y no hay la misma ilusión, ya no hay ese reconocimiento.

Y por supuesto, no podemos olvidarnos de los grandes comentaristas que nos acercaron a esa lejana liga, como es la NBA, y su gran programa Cerca de las estrellas, con sus comentarios únicos que nos hacían vivir un campeonato desconocido y que, a través de partidos televisados, muchos de ellos en diferido, pero que vivíamos como si fuera en directo, nos hacían vibrar por la espectacularidad de sus jugadores, con sus jugadas imposibles, saltos, mates y un poderío físico que hacía que nos preguntáramos “¿quién puede ganarles a estos?”.

Personajes: Darryl Dawkins

Si nos preguntan sobre leyendas de la NBA seguramente se nos irá la cabeza hacia “Magic” Johnson, Larry Bird, Kareem Abdul-Jabbar, etc. Puede que nos concreten más y nos pregunten sobre “matadores” ya nos iremos directos a Julius “Dr. J” Erving, su majestad del aire Michael Jordan o Dominique “Nique” Wilkins…

darryl-dawkinsPero si nos dicen que el jugador del que hablamos cumple esos dos requisitos y además es uno de los pioneros a la hora de ser un freak seguramente ya nos hayan dejado en blanco. Ese es ni más ni menos que el hombre que nos ocupa hoy: Darryl “Chocolate Thunder” Dawkins.

El bueno de Darryl Dawkins fue el primer jugador en pasar directamente del instituto a la NBA sin pasar por la universidad debido a que los ojeadores se dieron cuenta de su increible capacidad atlética. Sin embargo, Dawkins nunca fue un gran anotador o reboteador (de hecho en 14 temporadas promedió 12 puntos y 6 rebotes por partido); y aun hoy en día se conserva su record de 383 personales en una sóla temporada y su record de 19 rebotes en una final de Euroliga.

Y pensaréis, “Entonces por qué este tío es una leyenda?”. Porque a Dawkins lo que más le importaba al salir al campo era divertirse y para él la máxima diversión era hacer mates. Y vaya si los hacía; entre su capacidad matadora y su fuerza bruta comenzó a cargarse tableros en todas partes hasta ganarse el sobrenombre de “Bebé Gorila Dawkins”. Por su culpa la NBA se vió a introducir los llamados “aros irrompibles” que son canastas mucho más resistentes.

Por si no fuese poco, al señor Dawkins le salió la rama freak y entre otras curiosidades, decía ser un extraterrestre proveniente del planeta “Lovetron”. Hablaba en verso y ponía nombres realmente desternillantes a sus mates (en inglés “dunks”) como por ejemplo:

  • Dunk you very much
  • In your face disgrace
  • The Go-rilla
  • Earthquaker Shaker
  • Look Out Below
  • Yo Mama
  • Turbo Sexophonic Delight
  • Greyhound Bus (el autobús que iba de costa a costa)
  • Cover Your Head
  • Walk Away From Love

Velimir Perasovic renueva con Laboral Kutxa

Poco a poco se va a llegando al final de la Liga Endesa de baloncesto y empiezan a aparecer las primeras noticias acerca de posibles cambios en los banquillos, movimientos de jugadores y toda la rumorología que mueve este y otros deportes. Sin embargo, algunos se hacen realidad y se vuelven hechos.

Ejemplo de ello es el equipo del Laboral Kutxa, cuyo entrenador, Velimir Perasovic, va a renovar con el equipo hasta junio del 2017. Esto es positivo porque no se sabía si iba a continuar o no en el grupo. Con este movimiento, no sólo aporta tranquilidad al equipo, si no también mayor confianza a los jugadores, al tener claro que seguirán con el mismo entrenador, estilo y forma de juego.

Este tipo de acciones son las que hacen a un buen equipo. Entiendo esto así porque no se debe esperar al final de la temporada o al último momento para realizar los cambios que se deseen o se vayan a hacer. Ya sean jugadores o entrenador, es importante aportar estabilidad a un equipo ya que, de esa forma, los integrantes del mismo saben que la dirección del mismo los apoya, tanto como deportistas, como en la forma de dirigir el juego.

Una vez dicho esto y sabiendo que el entrenador continuará siendo quien dirija al equipo hasta 2017, imaginamos que dentro de poco también tendremos noticias acerca de si la dirección del Laboral Kutxa apostará por mantener la misma plantilla o hará algún tipo de estrategia de contratación de nuevos jugadores y venta de otros.Velimir Perasovic

Para los equipos de baloncesto, este es un momento importante porque la competición se está terminando y son muchos los que están pensando en la próxima temporada y elaborando qué estrategia es la más adecuada para sus banquillos. Al final lo que se busca es lo mismo: ganar partidos, mejorar la clasificación, dar un salto cualitativo, subir de categoría, etcétera.

Cuando se mantiene un entrenador en un banquillo es porque se confía en él, en su forma de entender el baloncesto, en su manera de dirigir al equipo y, sobre todo, porque se cree en que los resultados son buenos y pueden ser mejores. Pero cuando se hace con tiempo, es señal de que se hacen las cosas bien.

Posted in ACB

Tercer triunfo de la temporada (60-56)

El CB Los Alcores sumó ante Brenes el tercer triunfo de la temporada aunque sigue instalado en el penúltimo puesto de la tabla.  La temporada del estreno para el CB Los Alcores va finalizando y por lo tanto es hora de hacer un balance que en números ha dejado para los visueños, de momento, un total de tres triunfos. “Se ha querido a veces tirar la toalla ante tanto resultado adverso, pero no nos damos por vencido. Y la cosa con el tiempo va a ir a mejor”, asegura José Alberto Navarro, quien llegó al banquillo visueño con la temporada en curso y que desde entonces lo compagina con su labor de segundo entrenador en el CB Karvans. “La verdad es que no paro, pero de siempre he tenido el gusanillo de entrenar y me pareció interesante coger a los chavales, por lo que dije sí sin pensarlo”. En una primera reflexión Navarro destaca que lo primero que el grupo tiene que aprender es “a competir, pero eso viene con la experiencia. Son chavales nuevos pero hay ganas y compromiso. Yo les intento transmitir mi experiencia como jugador porque yo ante todo me considero una persona competitiva”. Su idea para el próximo año es seguir ligado al club visueño porque afirma que “estoy contento ya que todos estamos aprendiendo” y añade que en este grupo “hay jugadores que podrían estar por calidad en categorías superiores”.

Una derrota más (41-73)

El CB Los Alcores cayó en casa ante un potente Olivares que apenas dio opción alguna al conjunto visueño.
Nada parece haber cambiado por el CB Los Alcores. Cierto es que esta última derrota se produjo ante Olivares (41-73), segundo en la tabla, pero los visueños siguen pecando de errores infantiles. Se juega y se ven cosas positivas, pero competir es más que eso. A la espera de que lleguen más refuerzos, los de José Alberto Navarro se mantienen con dos triunfos (ambos ante el colista Las Cabezas) y ocupan la penúltima plaza. Este fin de semana toca, para más inri, visitar la cancha del líder Herrera.