ACB

Crecer y evolucionar mejor un camponato

La Liga ACB necesita nuevos alicientes que animen a los potenciales seguidores de este deporte a acudir a las canchas, haciendo que la importancia del mismo recupere su mejor versión y sea lo que fue hace unos cuantos años, en los que no había fin de semana en el que no estuviéramos pegados a las pantallas de la televisión viendo partidos, en los que se sufría viendo a Real Madrid, Barcelona, a Joventut de Badalona, el Elosúa de León y otros tantos equipos, algunos de los cuales han desaparecido o están en diferentes categorías.

Nuestra liga ha tenido que evolucionar de una manera rápida para no quedarse atrás y que, en ciertos momentos, ha estado metida en alguna que otra crisis. Sin embargo, ha remontado y está en una posición en la que no solamente los equipos españoles ganan títulos, sino que son muchos los jugadores que desean venir aa nuestra liga para jugar y también como escaparate para dar el salto a la NBA.

Esta, la NBA, también ha sido una referencia para nuestro baloncesto y muchos de los actuales jugadores de los equipos españoles han entendido que para jugar al baloncesto, sea en España o en Estados Unidos, hay que darlo todo y por ello hay una mayor preparación, una mayor mentalidad de ganadores, visión de equipo y, al mismo tiempo, la necesidad de explotar la capacidad de cada uno desde el punto de vista individual.

Pero el baloncesto también es espectáculo y es por ello que la liga ACB se ocupa y se preocupa cada año de vender mejor el producto, de hacerlo más atractivo a la televisión, la radio, la prensa escrita y también a través de Internet. Se va modificando el reglamento para adaptarlo y no quedar obsoleto.

Y como espectáculo, también es importante vender la imagen del mismo desde otro punto de vista. Y lo hemos podido comprobar en La Copa del rey. Muchas sorpresas por la potencia inusual de algunos de los equipos, que han logrado victorias sobre otros que partían como favoritos. También porque empresas, bancos, etcétera han apostado fuerte por este título, animadoras al más puro estilo americano que ha llenado diversión y han amenizado los tiempos muertos para el deleite de los aficionados.

Al final, un deporte que no se conoce, que no llega a los potenciales seguidores, que no se muestra en todo su potencial, que no capta todo lo positivo de la inversión económica, manteniendo la esencia del propio deporte, es un deporte que va a la desaparición. El baloncesto es todo lo contrario, está en alza y cada temporada que pasa va a mejor y hacerse cada vez más competitivo, intentando tratar de tú a tú a una liga que, aunque está al otro lado del océano, tampoco está tan lejana.